Cómo las gafas inteligentes refuerzan el sector sanitario

Jan Junker, 11 de Abril, 2020

Ahora mismo el coronavirus tiene al mundo en sus manos. Los toques de queda, las restricciones de contacto y el distanciamiento social aseguran que el virus no se propague de forma incontrolada y determinan nuestra día a día. Desde el punto de vista económico, el bloqueo que dura varias semanas amenaza la existencia de muchas empresas a nivel mundial1. El factor más decisivo para el desarrollo posterior de la pandemia: la capacidad del sistema de sanitario. Por lo tanto, se necesita urgentemente preparar los sistemas de salud lo mejor posible para esta situación excepcional. 

Mitigación y contención 

El coronavirus es una novedad y todavía es bastante desconocido para la ciencia médica. El mayor problema es la velocidad exponencial con la que se propaga el virus. Además, el virus se desarrolla severamente en alrededor del 20% de los infectados que, en consecuencia, necesitarán cuidados médicos intensivos.2 Con una propagación incontrolada del virus, los sistemas de salud se verán sobrecargados muy rápidamente (su capacidad se muestra como una línea punteada blanca en la figura 1)Además, si el sistema de salud está fuera de sus límites (como ocurre en Italia, por ejemplo), la tasa de mortalidad también aumenta y los médicos se ven enfrentados a decisiones que no se pueden imponer a una persona. Por ello, esto debe evitarse a toda costa. 

Dado que todavía no se dispone de una vacuna, «las medidas de contención y mitigación son las medidas clave de salud pública disponibles actualmente«3La prioridad principal es disminuir la sobrecarga del sistema de sanitarioSe espera que el sistema de salud llegue hasta el límite, pero no más alláNo obstante, cuanto más plana sea la curva, más efectivas serán las restricciones y más tiempo se tardará en conseguir la inmunidad necesaria4

Implicaciones económicas de la pandemia 

Desde el punto de vista económico, el periodo de encierro forzoso debe ser lo más corto posiblePor el momento, sólo hay previsiones prudentes, pero en su mayoría pintan un cuadro oscuro para las empresas de todo el mundo5Es probable que muchas empresas quiebren y que más empleados perderán su trabajoEs bastante seguro que nos enfrentaremos a una recesión, pero ¿cómo podemos minimizar los daños?

Al aumentar las capacidades del sistema sanitario, posibilitamos lograr la inmunidad más rápido y, al mismo tiempo, reducimos el riesgo de sobrecarga del sistema y de todas las personas involucradas. Esto disminuye la presión sobre la economía y podría permitir un retorno más rápido a la normalidad. El siguiente gráfico ilustra este escenario ideal (Obsérvese que se trata de un enfoque hipotético). 

 

Factores del embotellamiento 

Ahora bien, aumentar la capacidad del sistema de salud no es una tarea fácil. Son tres los factores de embotellamiento más críticos para aumentar la capacidad del sistema de salud durante la crisis del coronavirus6: 

1) Disponibilidad de ventiladores en funcionamiento para las emergencias de cuidados intensivos 

2) Capacidad de camas de las unidades de cuidados intensivos 

3) Número de enfermeras y médicos disponibles con la  experiencia necesaria 

En cuanto a los ventiladores, la producción ya se ha incrementado. En este contexto, es importante que la producción continúe de forma fiable y que no haya interrupciones imprevistas. Además, los respiradores, al igual que el resto de los equipos médicos, deben ser objeto de un mantenimiento y una revisión exhaustivos durante su uso, incluso si las restricciones de viaje implican que los fabricantes no puedan seguir haciéndolo in situ como de costumbre. 

En cuanto a lacamas en las unidades de cuidados intensivos (con todo el equipo médico necesario)ya se esta haciendo lo posible para aumentarla la capacidad – en muchos países, incluso se están creando unidades de cuidados intensivos temporales en estadios7 u otros edificios independientes. Este factor de embotellamiento también es muy críticopero puede ser factible con una preparación adecuadaEs el ejemplo de Alemania que está aunando esfuerzos por duplicar su capacidad en este ámbito8. 

Sin embargo, el mejor equipo y la mayor capacidad de camas no ayudarán si no hay suficiente personal con la experiencia necesariaPor lo tanto, existe una necesidad urgente de mejorar los recursos humanos dentro del sistema de salud y de proporcionarles herramientas que aumenten su capacidad. 

Asistencia a distancia con gafas inteligentes como solución sistemático 

Mientras que empresas como Coca-Cola HBC, Krones o SIG ya confían en las soluciones de soporte remoto para poder seguir garantizando la producción de alimentos, incluso en tiempos de incremento de la demanda debido a la crisis, el uso de este tipo de soluciones innovadoras en el sector salud ha sido hasta ahora poco común. 

A pesar de ellolas soluciones de telemedicina apoyarían al personal existente en los hospitales desde su casa o a distanciaLos médicos en cuarentena jubilados o de otros países pueden utilizar su experiencia para proporcionar asesoramiento, como si ellos mismos estuvieran en el lugar. El uso de gafas inteligentes permite a los enfermeros y médicos disponer de ambas manos libres para atender al paciente, mientras que los expertos pueden dar instrucciones a distancia. Esto ayuda a acelerar el proceso de diagnóstico e incluso el personal menos cualificado puede aportar un valor añadido en el lugar adecuadoEl experto a distancia no sólo ve exactamente y en vivo a través de la cámara lo que el colega está haciendo en el lugar, sino que también puede aconsejar y asistir de forma específicaCon esas llamadas de asistencia a distancia, no sólo se puede hablar, sino que también se pueden utilizar instrucciones visuales para ilustrar con mayor precisión ciertos procedimientos de examinación. 

En los entornos industriales, estas soluciones de asistencia remota, ya sea de Ubimax o de otros compañeros de mercado, ya se están utilizando con mucho éxito y a gran escala. La industria alimentaria, en particular, está reaccionando con flexibilidad al aumento de la demanda resultante de la crisis.  Krones, por ejemplo, acaba de duplicar el número de gafas inteligentes en combinación con nuestras soluciones Ubimax. Los expertos de la empresa llevan a cabo el mantenimiento a distancia de  las máquinas de llenado de bebida, para no arriesgarse a que se produzcan periodos de inactividad incluso en tiempos de coronavirus. 

Esas soluciones también ofrecen a los fabricantes de materiales médicos la oportunidad de mantener y revisar sus equipos a distancia utilizados en la lucha contra el CoronaTambién es importante por parte del fabricante asegurar una producción a prueba de crisis, como los respiradores y otros artículos médicos necesarios, por ejemplo, mediante el uso de asistencia a distancia. Becton Dickinson, una empresa intenacional de tecnología médica, ya está utilizando la solución de asistencia remota de Ubimax para optimizar el complejo proceso de fabricación y mantenimiento de sus productos. La asistencia de expertos en tiempo real ahorra tiempos de espera y reduce el uso de recursos que antes se utilizaban innecesariamente. 

Empoderando a los trabajadores de primera línea 

Aunque la telemedicina no resuelve todos los problemas de la asistencia sanitaria, ciertamente apoyará a los sanitarios de primera línea. A través del ahorro de tiempo, el asesoramiento y el mantenimiento de los equipos, nuestras soluciones están ahí para el sistema de salud en estos difíciles momentos 

La introducción y configuración de tal solución no requiere un largo tiempo de implementación. Las soluciones de asistencia remota de Ubimaxy son intuitivas están listas para su uso en cuestión de horas. La capacitación que requiere mucho tiempo suele ser obsoleta y debe ser sustituida por soluciones más rápidas en los dispositivos disponibles. Y eso es precisamente lo que necesitamos ahora: Soluciones como estas, que pueden ser usadas en la lucha contrail  SARS-CoV-2.

Fuentes: